Tienda Wifi

Tienda Wifi
CiudadWireless es la tienda Wifi recomendada por elhacker.NET

Entradas Mensuales

Síguenos en:

Canal Oficial Telegram de elhacker.NET Grupo Facebook elhacker.NET Twitter elhacker.NET Canal Youtube elhacker.NET Comunidad Steam: Grupo elhacker.NET

Suscripción

¿Quieres recibir las últimas novedades del blog en tu correo?

¡Suscríbete al feed!

Entradas populares

PostHeaderIcon Alcasec: el hacker de 18 años más buscado en España


"Era la 1:00 de la madrugada cuando me pillaron. Estaba en cama. De repente tiran la puerta, la parten en dos, arrancan la pared y entra un tío con una pistola. "¡Policía, al suelo, al suelo!". Y yo 'sobao', con las manos en alto. "¡¿Qué pasa, qué pasa?! Mi abuela, la pobre, gritando". Era el 4 de febrero de 2021. Alcasec, el apodo con el que se le conoce en el mundillo (Alca, para los amigos), tiene la fecha grabada a fuego.



Infiltrado en la Policía y confidente del pequeño Nicolás: el hacker de 18 años más buscado

Cuenta lo ocurrido en un podcast en YouTube, ataviado con pasamontañas y capucha. Con solo 18 años (cumplirá 19 el próximo octubre), es el 'hacker' más buscado de España. Casi todos los que lo conocen coinciden, es un auténtico genio de la informática al que le ha podido el ego. Entre su historial delictivo figura infiltrarse en la Policía, el sistema sanitario de la Comunidad de Madrid o suplantar a Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset. Le ha defendido el nº 2 del Ministerio del Interior durante el Gobierno de Rajoy y se iba de vacaciones con el pequeño Nicolás. Ahora, tal y como ha podido confirmar este diario, acaba de ingresar en un centro de menores de Almería por delitos cometidos cuando tenía menos de 18 años. Acumula ya dos ingresos en un centro de este tipo, 4 detenciones y varios registros domiciliarios en el piso en el que vive en el centro de la capital con su madre y con su abuela.

La historia de Alcasec es una de las más rocambolescas y difíciles de creer del mundo de la ciberseguridad de nuestro país. Sus acciones desde los 16 años demuestran los enormes agujeros de seguridad que sufren algunas de las principales instituciones españolas. Pero su historia es también la de un adolescente brillante, para algunos un superdotado (aprendió a programar a partir de los 12 tirando de tutoriales de YouTube), de familia humilde, hundiéndose cada vez más y más en el pozo de la ciberdelincuencia, pese a los múltiples intentos de personas de su entorno por evitarlo. Alcasec ha protagonizado cientos de titulares durante los últimos años, pero él asegura que gran parte de la información publicada es falsa o tergiversada. "Estoy harto de que mientan sobre mí", aseguraba recientemente a este diario en conversación telefónica.

"El ego es lo que me mató"

Alca comenzó a entrar en el radar de la Policía Nacional y la Guardia Civil a finales de 2019. Fue cuando realizó su primer ataque sonado: se coló en los servidores de HBO, la plataforma de 'streaming', generó de la nada 141.000 cuentas con dos meses de servicio gratis y las repartió por Instagram entre sus seguidores. "Lo hice por las risas, por los ja, ja. La motivación era también el ego personal. A ver si soy capaz de entrar aquí o allí. El ego es lo que me mató. Entraba en sitios y no era consciente de lo que hacía", reconoció tras su pasamontañas el pasado abril en Club 113, el canal en YouTube del equipo de eSports Team Heretics (puedes ver el vídeo debajo). En su denuncia a la Policía, HBO aseguró haber sufrido un perjuicio económico de casi medio millón de euros.

Es la única entrevista que ha dado en profundidad sobre sus 'hackeos' y motivaciones. En septiembre de 2020, habló con el youtuber TiparracoSA (puedes verlo debajo), precisamente sobre el hackeo a HBO. "Tener a 6 policías en tu puerta con una orden de registro no es bonito. He hecho tonterías". En ambas intervenciones, Alcasec entona el 'mea culpa' y transmite un mensaje de arrepentimiento. Sin embargo, múltiples fuentes consultadas para este reportaje (más de media docena de personas entre fuentes policiales, jurídicas y de su entorno más cercano) aseguran que se trata solo de una pose, ya que el joven siempre ha acabado reincidiendo. Fuentes policiales consultadas involucradas en las diversas investigaciones son más directos: "Este chaval no es consciente de lo que hace, tiene un serio problema".

El Confidencial contactó con Alcasec a comienzos de marzo, poco después de su 4ª detención. "Si es para contar quién soy de verdad, hablar de mi faceta más personal y no de mis hackeos, entonces me puede interesar hablar", señaló en conversación telefónica. Días después rechazó participar. Su participación en abril en el podcast en directo de Club 113, en donde detalla durante casi dos horas aspectos muy concretos de sus acciones, roza ya el millón de visualizaciones. "Es una temeridad aparecer así en YouTube. Demuestra que no ha aprendido", señala un abogado penal consultado que conoce muy de cerca la trayectoria del joven. Esa intervención se produjo solo días después de ser detenido por un nuevo presunto delito informático, y poco antes de acabar internado de nuevo en un centro de menores de Almería por una de sus múltiples causas pendientes.

El golpe a HBO fue solo el inicio. Luego vino BiciMAD, el servicio de alquiler de bicis de la ciudad de Madrid, en el que se coló para ofrecer bicis gratis. Poco después hizo lo mismo con las máquinas para realizar pedidos de Burger King en toda España, hamburguesas gratis para todos. Tras estos dos ataques, estuvo un tiempo "tranquilo", llegó la pandemia y le "entró curiosidad por la sanidad, pero sin maldad", reconoce, así que se infiltró en los servidores del Servicio Madrileño de Salud.

Ganó acceso a la aplicación Horus y podía hacer casi de todo, extender recetas, cambiar citas o acceder al historial médico de todos los madrileños, y escogió uno, el de Santiago Abascal, presidente de Vox. Publicó su historial en Instagram en plena pandemia, con todos los datos ocultos salvo su nombre. Sería detenido poco después, en abril de 2020, y puesto en libertad más tarde por su condición de menor.

En verano de 2020, su nombre ya se había extendido en los corrillos de hackers, ciberdelincuentes y profesionales de ciberseguridad del país. Sus andanzas ocupaban minutos en los informativos nacionales. "Manuel Marlaska, el jefe de investigación de La Sexta, hizo un reportaje diciendo que toda mi familia vivía de mis estafas. Ahí ya me cabreé. No sé por qué pensé que La Sexta pertenecía a Mediaset, así que me colé hasta la cocina", explicaba. Una vez dentro de los sistemas del grupo de medios, tuvo acceso a las cuentas bancarias de la compañía, transferencias, pagos, emails... "Ahí se me fue la mano, en el punto en el que llegas a ver dinero, es muy tentador. Vi mucho dinero y me dije, voy a coger un poco, no se van a enterar".

Alcasec, tal y como él mismo relata, creó una tarjeta de crédito a nombre de Paolo Vasile, consejero delegado de Mediaset, con la que empezó a costear sus gastos. Hasta que, semanas más tarde, fue descubierto. Antes, aún le daría tiempo a hacer "la más gorda, la de seguridad nacional", colarse en las bases de datos de la Policía Nacional y varias unidades del Ministerio de Interior. El acceso que obtuvo le permitía generar o eliminar fichas policiales, modificar antecedentes, expedir DNI, ver datos de declaraciones de la renta... "Todo lo que os imagináis que puede hacer un gobierno", reconoció él mismo.

Estuvo infiltrado en los servidores 4 meses sin ser detectado, hasta febrero de 2021, cuando la Policía Nacional y la Guardia Civil, en una operación conjunta, entraron a la 1:00 de la madrugada en el domicilio en el que vivía con su madre y abuela, acusándole de varios delitos, entre ellos poner en riesgo la seguridad nacional. Solo hubo una cosa que le salvó de ir a la cárcel, tener 17 años.

La jueza del Juzgado de Menores número 6 de Madrid envió al joven al centro de menores de 'El Lavadero', en Madrid, donde permaneció 5 meses, los 3 primeros sin poder salir, en régimen cerrado. Para argumentar su decisión, la magistrada manifestó en el auto del caso que la madre del joven, empleada en un hotel de Madrid, "era incapaz de controlarlo". Sin acceso al móvil, ordenador y con personal de seguridad vigilando cada uno de sus movimientos, Alcasec describe el centro "como una cárcel. Me vino bien, fue una desintoxicación, aunque te deprimes mucho, se pasa mal".

De tener el abogado al nº 2 de Interior a ser amigo del pequeño Nicolás

La notoriedad que obtuvo su historia le sirvió para tejer una red de contactos inusual y, en algunos casos, muy alejada de su círculo habitual. A través de conocidos comunes, Alcasec tuvo acceso al abogado Francisco Martínez Vázquez, número dos del Ministerio de Interior durante el gobierno de Mariano Rajoy y Secretario de Estado de Seguridad entre 2013 y 2016. "Es cierto, accedí a defender a Alcasec en varias de las causas de menores por supuestos delitos informáticos, pero no puedo comentar nada más al respecto", señala Martínez Vázquez a este diario. "Solo puedo decir que me pareció una persona absolutamente brillante, diría que hasta prodigioso en temas de tecnología, y de trato estupendo en lo personal. No puedo decir nada malo".

Otro de sus inesperados protegidos y confidentes fue Francisco Nicolás, el 'pequeño Nicolás'. "Lo conocí a través de un amigo común cuando aún era menor de edad, meses después de arrancar la pandemia. Nos habremos visto un total de 30 veces o más. Me lo presentaron y me pareció un genio, me enteré de todo lo que hizo y no me lo creía. Era un talento desaprovechado e intenté ayudarle a reconducir su situación. Me sentí muy identificado con él, hijo único, de familia normal, humilde, y sin un mentor o alguien que le aconsejara y le ayudara a no cometer errores", explica Francisco a El Confidencial en conversación telefónica.

Alcasec y el pequeño Nicolás llegaron a forjar una amistad en el que el segundo incluso le animó a montar un negocio y alejarse del "lado oscuro". "Le decía siempre que creara una empresa de ciberseguridad, que ahí estaba el dinero, y no en lo otro. Estuve llevando a su madre en coche casi todos los sábados a visitarle al centro de menores. Llegué a poner dinero de mi bolsillo para ayudarle a salir de allí. Cuando estuvo fuera me lo llevé de vacaciones a Marbella y Sotogrande. Pero al final la cosa acabó mal. No hizo caso, no valoró nada de lo que hice, y siguió en contacto con ciberdelincuentes", dice Francisco.

Hubo más gente que intentó dar a Alcasec una segunda y hasta una quinta oportunidad. Uno de los especialistas en ciberseguridad de más peso en España le defendió ante la Fiscalía de menores y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. "Quería reconducirlo, darle un puesto de prácticas en una empresa de ciberseguridad, evitar que lo condenaran", explica una fuente conocedora de la situación bajo condición de anonimato. El acuerdo funcionó. Desde comienzos de año, y gracias a la mediación de esta persona, Alcasec trabaja en una empresa del sector y parecía haberse reconducido, como él mismo explicaba. Pero a finales de marzo saltó la noticia de su 4ª detención que cayó como un mazazo entre quienes trataban de ayudarle. Se trataba de su primera detención como mayor de edad, y eso podría llevarle a la cárcel.

La Policía Nacional le acusa de presunta pertenencia a una organización criminal que habría hackeado sistemas informáticos de instituciones públicas en Madrid y Granada. Los agentes detuvieron a 8 jóvenes en Madrid, uno de ellos Alcasec, y realizaron tres registros domiciliaros en los que intervinieron "cuatro vehículos deportivos de alta gama valorados en más de 450.000 euros, 50 dispositivos informáticos, 70.000 euros en metálico y unas 400 tarjetas de débito y crédito tipo "monedero", además de 170.000 euros en criptomonedas". La Policía difundió imágenes de una de las viviendas registradas, un chalet de lujo en el que se guardaba un Porche tras una vitrina de cristal (puedes ver el vídeo debajo).

Desde una de sus cuentas de Twitter, Alcasec negó varias noticias publicadas sobre su detención. "Supuestamente soy el líder, vivo en un chalet de lujo y estoy en la cárcel. A ver si os informáis mejor porque no dais una, os dedicáis a hacer copia pega con tal de hacer artículos sin saber el daño que podéis hacer con vuestra información falsa", escribía. La investigación sigue abierta pero está bajo secreto de sumario. Fuentes consultadas conocedoras de la misma aseguran que, efectivamente, ni el chalet de lujo ni ninguno de los coches de alta gama pertenecían a Alcasec, pero apuntan a que el joven habría acumulado varios cientos de miles de euros en criptomonedas que le habrían sido incautadas. "Ya no tiene dinero para pagarse los abogados, tiene que recurrir a letrados de oficio".

Tras la detención, el pasado 25 de mayo, el juez de instrucción le dejó en libertad provisional. Diez días después, aparecía en directo en YouTube contando todos sus hackeos. Sobre el último delito que se le imputa no ofreció detalles. "Ahora me acusan de otras cosas, pero eso tendrá que esclarecerse". Poco después, un juez de Granada ordenaba su ingreso en un centro de menores por una de las causas pendientes cuando tenía menos de 18 años.

En la actualidad, se encuentra en un centro de Almería en régimen cerrado, donde podría tener que permanecer hasta dos años, para luego enfrentarse a posibles penas de cárcel por su última detención, ya como mayor de edad. Una de sus frases en el directo de YouTube ahora suena premonitoria. "Cuando salí del centro en Madrid mi vida iba así [mueve su mano como si fuera dando tumbos]. Me dije, tengo que ir así [en línea recta]. Si no, aquí me quedo". 


Fuentes:

https://www.elconfidencial.com/tecnologia/2022-05-29/alcasec-alca-dgt-policia-guardia-civil-hacker-pequeno-francisco-nicolas_3430615/


0 comentarios :

Publicar un comentario

Los comentarios pueden ser revisados en cualquier momento por los moderadores.

Serán publicados aquellos que cumplan las siguientes condiciones:
- Comentario acorde al contenido del post.
- Prohibido mensajes de tipo SPAM.
- Evite incluir links innecesarios en su comentario.
- Contenidos ofensivos, amenazas e insultos no serán permitidos.

Debe saber que los comentarios de los lectores no reflejan necesariamente la opinión del STAFF.